AMAR LO IMPERFECTO

En dias recientes viví una experiencia que hoy quiero compartir con ustedes, fue algo que me hizo reflexionar acerca de lo que significa amar lo imperfecto.

Sucedió que decidí participar en un taller de mandalas tejidos, durante la experiencia, mientras estaba tejiendo, me daba cuenta de como cada cosa que hacía me decía algo de misma, por ejemplo, escogí colores complementarios y degradaciones en vez de buscar darle variedad al tejido, buscando armonía, sin embargo, una de las cosas que más me llamó la atención, fue que al dar una de las vueltas del tejido, cometí un error, eso hizo que el tejido se viera feo, o imperfecto. Al percatarme del error, la instructora me insto a corregirlo y procedí a desbaratar unas cuantas vueltas para hacerlo de nuevo, al final, quedo hermoso, y aunque en ese momento amar la perfección me pareció una muy buena idea, desde el punto de vista de aprender de los errores para enmendarlos, tal como lo podemos hacer en el tejido, lo cierto es que en la vida, cuando cometemos errores, ya no podemos deshacerlos, solo podemos aprender de ellos, pedir disculpas, etc. Comentándole esto a una amiga me dijo: “Debes aprender a amar lo imperfecto”

Días después, reflexionando en esas palabras, me di cuenta de que muchas veces nos cuesta aceptar las cosas que no nos gustan de nosotros mismos y por supuesto de las personas que decimos amar, no deseamos ver esas cosas porque si las vemos, nos duele, pero lo que duele es nuestro ego, y lo que nos causa en realidad tanto dolor cuando nos sentimos heridos, atacados o traicionados es que inmediatamente vemos esas cosas, excluimos a las personas de nuestro corazón. Comenzamos a pensar en retirarles la confianza, o en cortar las relaciones, tal como ocurre con las relaciones de pareja, cuando nos sentimos traicionados por nuestro amado o amada. Es muy difícil amar si te sientes herido, pero que diferente es todo cuando somos capaces de amar a pesar de las heridas de quienes amamos, y no se trata de soportar los golpes del otro, a su falta de amor, se trata de comprender y sacar de nuestro corazón los sentimientos que nos causan dolor y son negativos, tal como la rabia, la impotencia, los celos, el menosprecio, el atropello etc., cuando los sacamos de nosotros, nos limpiamos, nos quedamos en paz y amamos, simplemente, volvemos al estado de pureza de nuestro ser, nuestra verdadera naturaleza que es amar.

Amar lo imperfecto en otra persona con la que tienes un conflicto porque sus imperfecciones te hacen daño, es lo que te permite amarla tal como es, no como tú quieres que sea, y en esa medida serás capaz  de amarte tú mismo, de aceptarte con todas tu equivocaciones para seguir adelante corrigiendo lo que necesites corregir. El amor real consiste en estar consciente de la realidad y poder ver ese amor en todas y cada una de las cosas, tanto las perfectas como las que juzgamos como imperfectas, entender que todo es hermoso porque detrás de esas cosas que nos hieren o de nuestros errores, siempre hay un bien oculto, sentir ese amor y esa comprensión bien vale la pena las experiencias que sean necesarias para lograrlo y encontrar la belleza detrás de todo, encontrar el amor, el oro puro de la vida.

Esta clase de amor, te libera, y al ser capaz de amar de esa forma, también vas a ser capaz de amarte, sin culparte, sin importar los errores que puedas cometer. El amor que sentimos en nuestro interior es lo que nos hace felices, a veces no podemos evitar las ofensas de otras personas, pero si podemos decidir verlo como una gran oportunidad para amar, amarnos y comenzar a irradiar esa luz al mundo.

Puede que sentir este nivel de amor que nos envuelve en un momento determinado, no significe, que ya no nos vamos a sentir mal en nuestras relaciones, o que nos vamos a volver incolumes ante las acciones de los demás, pero si hacemos un esfuerzo consciente por responsabilizarnos de nuestras emociones, siempre podemos sentir ese amor y es a través de esa práctica que cada vez podemos alcanzar mayores niveles de amor en nuestra vida, tanto del que nos damos a nosotros mismos como del que podemos dar a nuestro entorno de relaciones.

“El amor es la fuente de toda dicha y alegria de vivir”

C.P. Rodriguez

Deja un comentario