LA HALOTERAPIA: UNA FORMA DE MANTENERNOS SALUDABLES

LA HALOTERAPIA: UNA FORMA DE MANTENERNOS SALUDABLES

La haloterapia deriva del griego Halos, que significa sal, es una terapia que consiste en inhalar sal en micropartículas, dentro de un cuarto habilitado para tal fin, más conocido como Cuevas de sal, en ellas se intenta reproducir el microclima de las minas de sal.  Esta terapia surge en Wieliczka en el sur de Polonia, cuando el doctor Feliks Boczkowski, escribió y confirmó los efectos positivos que había en las cuevas de sal, ya que los mineros que trabajaban en las minas no sufrían problemas pulmonares, respiratorios o tuberculosis como el resto de la población.

Boczkowski, concluyo de que el ambiente que respiraban impregnado de micro-partículas de sal era el que los protegía y consiguió que la mina abriera sus cuevas en 1836, allí se estudiaron más de 30 patologías, entre las que estaban el asma y el agotamiento. Boczkowski publicó en 1843 sus trabajos sobre la práctica con pacientes con problemas respiratorios en las minas de sal.

RECONOCIMIENTO COMO TERAPIA

Hoy en día esta terapia está incluida en el sistema de salud de Rusia como terapia oficial, está reconocida como terapia clínica en Inglaterra y en Italia y se encuentra en pleno auge. En los últimos años se han realizado una serie de estudios clínicos que avalan la eficacia de la Haloterapia y existen más de 250 cuevas de sal a nivel mundial, la mayoría de ellas se ubican en Europa y norte américa, en américa central tenemos una en Guatemala y una en Panamá.

EFECTOS CURATIVOS DE LOS IONES NEGATIVOS DE LA SAL

En la naturaleza, los iones negativos se originan por medio del viento, la luz del Sol, las cascadas, las tempestades o la lluvia. En el aire fresco encontramos hasta 4.000 iones negativos por centímetro cúbico y cerca de una cascada, por ejemplo, pueden contabilizarse hasta 10.000. Sin embargo, en las grandes ciudades su número no supera los 100 por centímetro cúbico.
Los iones negativos pueden proporcionar una mejoría considerable en casos de alergias, dolores de cabeza y jaquecas, reduciendo la severidad de los ataques de asma, fortaleciendo el sistema inmune, aumentando la productividad en el trabajo, fortaleciendo la concentración e incluso reduciendo el estrés, ya que los iones negativos tienen el efecto de relajarnos tal como si estuviéramos en la naturaleza, por eso al entrar en una cueva de sal nos sentimos tranquilos y en paz, esto hace este ambiente muy propicio para el descanso y la meditación.

IONES POSITIVOS

Los iones positivos, contrariamente a los generados en la naturaleza, se generan principalmente a través de ordenadores, la Televisión, radios, calentadores eléctricos, secadoras, microondas, aspiradores, el humo del tabaco, los vehículos de motor y transporte en general, etc. Como es de suponer estos iones causan el efecto contrario de los iones negativos, causando estrés y cansancio, que como sabemos son condiciones propicias para el desarrollo de muchas enfermedades, por eso es tan recomendable estar frecuentemente en contacto con la naturaleza, tener plantas en casa, y por supuesto practicar meditación, yoga y otras actividades dirigidas para tales fines, otra forma de contrarrestar estos efectos en nuestro organismo es el uso de lámparas de sal en el hogar y la oficina, junto a los ordenadores, cerca de las fuentes ya conocidas de iones positivos, para minimizar sus efectos y generar ambientes más placenteros y relajantes. Se dice que las lámparas pueden incrementar los iones negativos en más de un 300 %, además de mantener los ambientes libres de agentes contaminantes.

Las lámparas de sal se prestan mucho también para el uso de la aromaterapia, ya que su calor difunde estos aromas de esencias naturales en nuestros ambientes creando un clima que ayuda a la relajación, se recomienda usar lavanda como esencia para dormir, así como también tomar baños relajantes de la misma antes del descanso nocturno, igualmente es muy recomendada para los niños, dado que un buen descanso es la mejor forma de prepararnos para una nueva jornada y para comenzar el día renovados con energía y entusiasmo.

OTROS EFECTOS DE LAS LÁMPARAS DE SAL

Las emanaciones de las lámparas de cristal de sal actúan sobre diferentes sistemas de nuestro organismo. En el caso del sistema circulatorio, los iones negativos contribuyen a disminuir el colesterol de la sangre, disminuyendo así la sobrecarga del corazón.

Por lo que respecta al sistema inmune,  los iones negativos refuerzan las defensas, purifican la sangre y evitan infecciones. Alivian las alergias y también mejoran los síntomas de enfermedades como el asma y la bronquitis.

Igualmente el reumatismo, los dolores de las articulaciones, los estados de nerviosismo y las molestias digestivas son trastornos cuyos síntomas evolucionan más favorablemente si el ambiente en el que vive el paciente está cargado de iones negativos.

También son un instrumento cromoterápeutico gracias a la relajante luz ténue que emiten.
Según el Feng Shui, su luz disuelve las energías negativas y atrae la fuerza vital, la alegría y la salud.

Deja un comentario