LO QUE REALMENTE SOMOS

¿Alguna vez te has preguntado quién eres? ¿Podrías decir quién eres sin mencionar tus roles familiares como por ejemplo el de padre o hermano?,  ¿sin pensar en tu profesión, país de origen, tu nombre, etc.? La mayoría de la gente se queda sin poder decir quien es, si no puede hablar de ninguna de las cosas mencionadas anteriormente.

La mayoría de nosotros nos identificamos con quienes no somos, sin darnos cuenta de lo que si somos y esta simple falta de conocimiento y sentimiento de lo que somos es lo que nos causa todos nuestros problemas, situaciones y sufrimientos. Cada día pasan por nuestra mente 60000 pensamientos, obviamente estos pensamientos son en su mayoría automáticos, al surgir, nosotros los observamos y sin pensarlo muchas veces los aceptamos, nos identificamos con aquello que pensamos. Por ejemplo, puede que en un momento dado nos sintamos impacientes, entonces, junto con esa impaciencia puede surgir un pensamiento como este: “Que impaciente soy”, si aceptamos este pensamiento como cierto, nos estamos identificando con nuestro pensamiento, y esto ocurre porque no sabemos quiénes somos, desconocemos nuestra verdadera naturaleza.

Lo que realmente somos

Somos luz, abundancia, amor y perfección. Cada vez que pensamos, sentimos o decimos la frase Yo soy esto o aquello, estamos creando en nuestra vida esa cualidad. Es muy diferente pensar en que me estoy sintiendo impaciente a pensar que Yo soy impaciente, cuando antepongo el yo soy a mi persona o a otra persona, estoy emitiendo un juicio de valoración. Todo pensamiento que aceptamos como cierto es un pensamiento que tiene poder y que consume nuestra energía sagrada, nuestro poder estará en todos aquellos pensamientos que aceptemos como ciertos, y ese poder es creador, significa que veremos eso manifestarse en nuestras vidas. Lo que podemos hacer es recordar cada vez que sea necesario, eso que realmente somos, saber entonces que no importa lo que estemos sintiendo, debemos saber que no somos eso.

Otra forma de pensamiento al que tambien es bueno prestar atención, es aquello que pensamos de los demás, ya que lo usual es que emitir juicios de valor hacia los otros, es decir, vemos a los demás de forma negativa, generalmente calificándolos con las actitudes negativas que observamos en ellos, pensamos: “Que impaciente es ella”, y esto tiene en nosotros en mismo efecto que cuando lo pensamos acerca de nosotros mismos, ya que la verdad de lo que somos es universal, por tanto, desconocer la perfección ajena es igual a desconocer nuestra propia perfección. Todo pensamiento que aceptamos como cierto se carga de nuestro poder personal, se graba en nuestra mente para luego surgir de forma programada y terminar manifestándose. Es muy importante prestar atención a nuestros pensamientos, pues nos hablan acerca de lo que estamos pensando de nosotros mismos. Nótese que al observar nuestros pensamientos existe un observador, que evalúa el pensamiento y que lo acepta o no, y existe el pensamiento en sí mismo, el cual surge muchas veces sin que lo estemos controlando conscientemente.

Pareciera increíble, pero creo que tan solo con darnos cuenta de esta verdad, podemos cambiar nuestro mundo, por eso el maestro Jesús dijo: “Conoced la verdad y ella os hará libres”, realmente el conocer esta verdad acerca de quiénes somos puede liberarnos de la falta de amor en el mundo, el maestro también dijo: “Aquiétate y sabe que Yo soy Dios”.  Podría unir estas dos frases en una que diga así: Aquiétate, conoce y siente cada día que Yo soy Dios, y serás libre”

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.