METODO SEDONA PARA LAS EMOCIONES Y SOLTAR APEGOS

El método Sedona es una herramienta práctica y sencilla con la cual se puede lograr libertad emocional y mental, se basa en soltar nuestros apegos e ir haciéndonos más conscientes de nuestro poder y libertad creadora. Como sabemos, nuestras emociones están muy ligadas a nuestro pensamiento y muchas veces, sin querer, aceptamos pensamientos limitantes que se reflejan en la forma en cómo nos sentimos.

Nuestros apegos

Un apego es un deseo exacerbado por algo, lo que sea, personas, cosas, situaciones, ese apego está ligado a un deseo, y el deseo es la negación de nuestro poder, te lo voy a explicar mejor, cuando deseamos algo, fijamos en nuestra mente una imagen positiva, pero si el deseo no se cumple en poco tiempo, puede ocurrir que empecemos a sentirnos pesimistas con respecto a ese deseo, tal vez al recordarlo nos sintamos frustrados, al entrar en esta fase de nuestros deseos, empezamos a generar estados ansiosos, estos estados no están para nada en conexión con nuestro poder personal, comenzamos a generar lo que no deseamos, lo contrario al deseo, ese estado de no manifestación de nuestros deseos está sostenido por pensamientos desempoderantes tales como “no puedo”, “no lo voy a tener jamás”, “me estoy haciendo viejo”. Todas esas frases son pensamientos que niegan nuestro poder y son la causa de no poder vivir nuestros deseos.

Todo deseo se manifiesta al soltarlo

Muchas veces, deseamos algo por muchísimo tiempo, sin lograr manifestarlo, el deseo se convierte en algo imposible, perdemos la esperanza y eso nos hace sufrir, incluso puede convertirse en una herida. En este caso, lo mejor que podemos hacer es renunciar al apego a ese deseo, soltarlo a través de la practica constante del método, soltarlo cada vez que lo recordamos, así nos vamos liberando poco a poco del apego, esto es algo poderoso que libera nuestro poder, si ese deseo es parte de nuestro plan divino, seguro se va a manifestar, si no, es muy probable que con el tiempo deje de importarnos debido a que al soltar nuestros apegos, elevamos nuestra frecuencia vibratoria y ella se lleva todo lo que nos beneficia o que sobra en nuestra vida. “Soltar el apego a nuestros deseos es la forma mas rapida de verlos manifestados”.

EL Método Sedona

Para aplicar el método lo primero que tiene que suceder es que identifiquemos aquella emoción negativa o de baja vibración que queremos trabajar y que está ligada a un pensamiento, identificamos ambas y con los ojos cerrados preferiblemente, respiramos para relajarnos y sentimos de nuevo la emoción, nos hacemos una primera pregunta:           ¿Podría yo soltar esta emoción?, nos contestamos la pregunta, sintiéndolo. Es una pregunta referente al momento presente, no se refiere al futuro, en el aquí y en el ahora. Viene segunda pregunta: ¿Quisiera yo soltar esta emoción?, nos respondemos esa pregunta, lo sentimos. Por último, nos preguntamos: ¿Cuándo lo voy a soltar?, nos respondemos y lo sentimos. Con esto termina el ejercicio para soltar apegos, lo podemos repetir cada vez que sintamos esas emociones negativas. Al aplicar el método nos sentiremos liberados y empezaremos a entender cómo fluir en nuestra vida, soltando las ataduras que nos impiden vivir plenamente. Seremos capaces de reconocer otros apegos.

Es un método sumamente sencillo pero también muy efectivo, simplemente seguir el método de las tres preguntas, nos ayuda a hacernos conscientes de la capacidad de dirigir nuestras vidas, de decidir ser libres de ataduras que nos frenan y nos permite recuperar nuestras energías y elevar nuestra vibración.

Vivir la libertad del desapego en nuestras vidas

La verdadera libertad de nuestro ser consiste en ser capaces de ser libres de cualquier cosa en cualquier momento, por ejemplo, estamos conversando con alguien y en cuanto surge un tema en el que pensamos de forma opuesta, podemos hacer dos cosas, una es tratar de tener la razón, la otra es muy sencilla, es soltar, permitirnos soltar una idea, de tal manera de brindarle al universo la posibilidad de enseñarnos algo nuevo, quizá a través de nuestro interlocutor. Simplemente soltar. No significa anularse o hacernos sumisos a las ideas ajenas, es más bien renunciar a convencer a otros, saber, pero sin miedo o apego. Al soltar, nos abrimos al universo y su energía para que fluya a través de nosotros y se manifieste la voluntad divina, nuestros deseos, pero desde el plan de vida del alma para nosotros, en ese estado recuperamos el poder que tenemos de ser creadores de nuestro destino. Estamos fluyendo y permitiéndole fluir a la vida, lo que ocurre es que abrimos la puerta a la experiencia de aquello que deseamos, sin continuar poniéndole trabas inconscientemente. La práctica constante del método Sedona, nos lleva a fluir y a aprender a ser libres.

” La mayor de las libertades es la de poder desprendernos de todo deseo y esto ocurre una vez que sabemos que nada es imposible”

Deja un comentario