EL APEGO AL DESEO

¿Sabes lo que es el apego a diferencia de los deseos?, en este artículo te hablaré de este tema, acerca de cómo identificar tus apegos y deshacerte de esos lastres que no nos dejan avanzar.

En mis meditaciones a menudo utilizo una técnica que consiste en ir soltando mis deseos, el deseo de lograr una buena meditación, cualquier espectativa que tenga con respecto a ese u otro momento y a través de este proceso de soltar absolutamente todo lo que pueda llegar a mi mente, he llegado a la experiencia de lo que llamo Presente, es un momento sin tiempo, siento y experimento el ser que soy, se siente una gran libertad y paz. En este estado desaparecen los miedos (que surgen de los deseos).

Deseamos miles de cosas a diario, pero lo que realmente buscamos, es sentir o tener la experiencia de lo que somos, porque solo eso lo llena todo, es la plenitud y por ello no se puede desear nada estando en ese estado, es también un vacío, la nada.

Los deseos se cumplen en el tiempo, cuando no deseamos nada, el tiempo desaparece para nosotros y podemos experimentar ese estado de Presente o de Presencia.

En el estado de presencia estamos sintonizados con el vacío enorme del universo, somos lo que el ser único es, retornamos al estado inicial antes de la encarnación, desde donde podemos crear lo que simplemente imaginamos, pero no mediante lo que conocemos los seres humanos como Deseos, sino a través de un proceso creativo, tal como cuando imaginamos cosas en nuestra mente, allí tenemos el poder de crear lo que sea. En el estado de presente, estamos conscientes de la verdadera realidad de nuestro ser, allí no existen deseos sino la voluntad para imaginar algo y hacerlo realidad. Cuando salimos del estado de presente, deseamos ver manifestadas cosas en nuestra realidad y empezamos un proceso creativo mucho más lento.

Cuando deseamos algo con intensidad, pero tenemos miedo de no lograr nuestro deseo empezamos a sentir apego. Apego al deseo.

El miedo a no poder cumplir un deseo es lo mismo que tener un deseo con apego, llegamos a desearlo con demasiada intensidad, pero esta surge porque en realidad creemos que no lo tendremos nunca. Se convierte incluso en una obsesión, si tenemos miedo, intentaremos tener el control, controlamos cuando dudamos de los resultados del deseo simple,  controlamos para lograr los deseos con apego porque estos dependen solo de nuestras fuerzas, acciones y del poder que tengamos, pero… el verdadero poder está en soltar todos esos apegos, miedos, controles y poder imaginar lo que queremos y creer que es posible, el poder está en Creer y Crear, el deseo con apego es un deseo acompañado de miedo a no tener aquello que deseamos.

La forma de experimentar lo que queremos es imaginarlo creer y esperar.

Las acciones necesarias para ver realizados nuestros deseos deben ser fluidas, sin resistencia, con confianza en el proceso creativo, es decir, el proceso creativo puede tardar en materializarse más o menos dependiendo de nuestros pensamientos. Si a cada paso del camino dudamos, retrasamos el proceso, si dudamos, estaremos viendo obstáculos en vez de preguntarnos ¿cómo debería encaminar mis acciones?, quizá el universo te pone obstáculos para que sepas que por allí no es la cosa, pero nosotros tercamente lo que hacemos es dudar, no vemos las señales.

Llevar una vida con desapego es lo que los antiguos llamaban renunciar a los resultados de las acciones, es no sentir resistencia a nada de lo que ocurre, es vivir siempre confiando en todo lo que pasa.

Cuando fluimos, no nos resitimos a la vida, surgen los deseos de nuestro corazón, aquellas cosas que nos hacen realmente felices, cuando confiamos esas cosas pasan o aparecen en nuestra vida.

No es el Hacer lo más importante para lograr realizar los deseos, es el ser consciente de la verdad, lo que logra resultados o frutos. Vivir sin apego a los resultados es vivir sin apego al fruto de la acción. Esto no significa dejar de hacer todo lo que es necesario hacer.

Soltar el apego a nuestros deseos es confiar, es hacernos conscientes de que el miedo es una forma inconsciente de no lograr lo que conscientemente creemos que deseamos. Somos luz y oscuridad, desde ambos aspectos somos creadores.

Conectar la mente con el corazón para fluir con lo que desde el Presente creamos o imaginamos en experiencias para nuestra vida, donde seamos uno con todo, fluyendo con todo lo que ocurre es el secreto para vivir sin apegos.

Conectarnos con nuestro poder creador y vivir en estado de confianza en desapego a los resultados de las acciones, es muy diferente a resignarse a tener lo que la suerte nos traiga.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

shares