LA GRAN CONJUNCION DE PLANETAS EN CAPRICORNIO

Desde el año pasado hemos estado viviendo un gran evento estelar como lo es la gran conjunción en el signo de Capricornio. La última vez que ocurrió fue en el año 1518, sin embargo, a pesar de su gran importancia creo que nadie pudo preveer que las cosas llegarían a donde han llegado en este año 2020. Ya que se trata de una gran coincidencia de acontecimientos considero importante compartir mi punto de vista de lo que ésta conjunción planetaria nos está pidiendo.

Los planetas que estan en conjunción en el signo de capricornio son: Plutón, Júpiter, Marte y Saturno, ya en esta etapa del proceso saturno salió de capricornio, para volver a capricornio en retrogrado en junio, este mismo año 2020. Cuando ocurrió el ultimo tránsito de Plutón y Saturno en capricornio sucedió la reforma protestante propuesta por Martin Lutero, y la epidemia del baile en Francia donde murieron cientos de personas debido a lo que se cree fue un caso de histeria colectiva, fue un momento de muchos cambios.

En este momento tenemos a nuestra disposición la energía de capricornio que tiene que ver con la responsabilidad, con el ingrediente plutoniano que nos ayuda a ver nuestra parte más oscura, a enfrentar nuestros miedos más profundos, con la acción o la agresividad impulsada por marte, dependiendo de cómo reaccionamos ante lo que estamos viviendo, por otro lado, está júpiter quien representa la expansión pero también la fé, los dogmas o creencias que tengamos, una hora de ser muy realistas, de soltar apegos y creencias que ya no nos sirven. Tal como en el año 1518, cuando un hombre nos estaba mostrando lo absurdo que era la venta de indulgencias, por ejemplo, donde quien no tuviese dinero para comprarlas se iba derechito al infierno. No pretendo ofender a nadie, respeto profundamente las religiones, pero como se trata de ver la realidad objetiva, pienso que quizá ahora también debemos entender que cosas deberían quedar atrás y que son tan obsoletas como las indulgencias de la iglesia en su momento. Especialmente dentro de nosotros mismos, pero también en nuestra realidad externa como colectivo.

En la actualidad lo que estamos viviendo es un proceso muy fuerte donde hemos tenido que recurrir a un encierro forzado, buscando preservar la salud, donde nos debemos unir para sobrevivir en medio de la incertidumbre de los cambios económicos que ya estan aquí y los que se avecinan, negocios en quiebra, realidades que no estan funcionando o que penden de un hilo y que nos veremos obligados a ver y a enfrentar.

Sin embargo, las energías disponibles siempre están para ayudarnos a crecer, a evolucionar, esto significa ser más libres, más nosotros mismos. La razón por la cual estas energías son tan poderosas es porque cuando se unen planetas que expanden la consciencia en capricornio, marcan un despertar a la realidad. Como un golpe fuerte que nos empuja para enfrentar y solucionar lo que es más difícil para nosotros y que evadimos a través de diferentes mecanismos. Es buena noticia que el golpe sea tan fuerte que por fin podamos liberarnos de las limitaciones que no nos permitían avanzar.

Visto desde un punto de vista integrativo, el signo opuesto a capricornio es cáncer, es decir, que mientras capricornio nos habla de ser socialmente responsables, cáncer nos habla de la nutrición hacia nosotros mismos, las emociones de la madre, la parte más femenina de nuestra energía, el cuidado del hogar. Aunque en astrología cancer y capricornio son dos signos opuestos, en realidad se trata de una misma energía dividida entre dos polaridades pues vivimos en un mundo dual, traduciendo esto, puedo decir que este proceso nos llevó al hogar para vernos a nosotros mismos, para ver a la familia, las parejas, los hijos y sanar desde adentro hacia afuera, haciéndonos responsables de nuestro dolor y heridas.

Después de la cuarentena saldremos al mundo con mucha más claridad y consciencia, transformados, se trata de ser más auténticos con lo que estamos haciendo, estoy segura de que muchos aprovecharan esta contingencia para despedir a algunos empleados y muchos empleados buscarán nuevos trabajos más acordes a sus verdaderos deseos, de tal manera que podamos ser más responsables en cuanto a lo que damos a la sociedad, un aporte más cercano a nuestra pasión y propósito. La realidad cambiara afuera y adentro de nosotros.

Este es un precioso momento más que nada de hacernos responsables de nosotros mismos, de entender que todo lo que ocurre afuera esta de alguna manera adentro, saber que no se trata de papa o de mama, de la pareja o el trabajo, somos responsables de todo lo que vivimos, pero más que nada de como vivimos lo que nos toca cada día. Momento de dejar de echarle la culpa a otros, de pagar el precio si es necesario, de poner límites, de saber balancearnos entre lo que damos y recibimos de forma tal que podamos estar entre cáncer y capricornio, justo en el centro, integrando nuestros aspectos femeninos y masculinos.

Una última
cosa que considero algo sumamente importante, ser más responsables de nosotros  también significa comprender el poder creador
enorme que tenemos, por lo tanto, de este tránsito podemos salir fortalecidos y
podemos vivir en un mundo mejor, es muy importante no prestar oídos a
especulaciones alarmistas negativas, sin negar lo duro que este proceso es, el
universo siempre está a nuestro favor y todo lo que nos viene en energías desde
los planetas maestros es para nuestra evolución y expansión, es parte del plan
para nosotros.

No olvidemos que con Saturno y Capricornio como protagonistas de esta energía de cambio, el trabajo es duro, pero vale la pena el esfuerzo para la gran transformación que podemos alcanzar en nuestras vidas.

Mas
adelante hablaremos de la energía de saturno y Plutón en acuario que es lo que
viene para los próximos tres años.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

shares