LUNA LLENA EN VIRGO

Estos días he estado teniendo muchas experiencias que han movido mis emociones, todo relacionado con la luna llena del día 9 de marzo, luna llena en el signo de virgo, por eso hoy he querido escribir al respecto, esperando puedan sacar provecho de esta energía.

Es indudable que la luna tiene gran influencia en nosotros, representa el subconsciente, las emociones, la madre, entre otras cosas. Cuando la luna esta llena, tenemos una gran posibilidad de hacernos conscientes de muchas cosas relacionadas con el signo en el cual está la luna.

La luna llena en el signo de Virgo es una luna que nos ayuda a descubrir y a transformar la relación que tenemos con nuestro niño interior, ya que el signo de virgo representa una energía de mucha autoexigencia, y la luna en virgo es una luna que nos hace llevar las emociones al plano mental, es decir a darles explicación a las emociones para tratar de cambiarla o manejarlas en vez de simplemente sentirlas, expresarlas y dejarlas fluir.

Cuando éramos niños, muchas veces nuestros padres al no saber gestionar sus propias emociones nos prohibieron llorar, hacer pataletas, a veces también nos mandaban a callar si nos reíamos a carcajadas y nos enloquecíamos brincando y saltando, por respeto a ellos también nos prohibían contestar a sus reclamos o acusaciones fueran injustas o no.

Sobre todo, la generación anterior a esta y las más antiguas vivimos todas estas situaciones. Estas vivencias se transforman en creencias y manejos emocionales donde nos acostumbramos a reprimir hasta cierto punto nuestras emociones. Para los hombres existe un factor adicional muy común en la crianza de antaño que apenas está cambiando ahora y es la tendencia a decirle al niño varón: “Los hombres no lloran”, eso es una creencia muy arraigada en la sociedad, por eso, hay muchos padres que no expresan sus emociones, el hijo del mismo sexo siempre va a imitar a su padre.

Por las causas que sean, muchos de nosotros nos negamos a sentir, porque duele, pero duele mas cuando nos negamos a expresar y a reconocer lo que sentimos, cuando nos juzgamos porque no deberíamos sentirnos de tal o cual forma, creo que lo ultimo que hacemos es aprender a contenernos o consolarnos a nosotros mismos.

Como aprender a conectar con nuestro niño interno

Esta luna es una excelente oportunidad para empezar a conectarnos de una manera sana con nuestro niño interno. Un primer paso puede ser ver nuestras fotos de niños, de 4 a 6 años, observarlas, ver detalles en ellas que nos hablen de eso que en el fondo sigue allí, ver la inocencia, la fragilidad de ser niños sin ego ni protección ante la vida y el mundo, contemplar nuestra mirada, conectar con esa imagen y llevarla en nuestra mente y corazón es un primer paso. Luego podemos buscar un momento de paz y quietud, preferiblemente muy temprano en la mañana, respirar profundamente y cerrar nuestros ojos e imaginarnos frente a ese niño que fuimos, visualizar que estamos frente a él, mirarlo a los ojos y en esa conexión entender que quiere de nosotros, que necesita escuchar, que nos dice, si lo vemos llorar, lo abrazamos fuerte, le damos amor, lo contenemos.

Se trata de acercarse a esas emociones y validarlas, aceptaras, integrarlas, nuestro niño debe ser plenamente aceptado, amado y reconocido. Debemos hacernos cargo de él, tomar el lugar de las voces del ego que lo reprimen y desde nuestro corazón ser quienes le demos todo el amor que nuestro niño necesita para que nosotros podamos manejar mejor nuestras emociones. Esta luna, y este proceso de reconexión nos pueden ayudar enormemente a dejar de ser duros con nosotros mismos, en vez de culparnos, simplemente aceptarnos tal como somos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

shares