ROMPIENDO NUESTRAS ATADURAS ENERGÉTICAS

A veces nos ocurre que tenemos cargas que no sabemos como soltar, podemos llevarlas por mucho tiempo a cuestas y estas nos impiden avanzar hacia los anhelos mas puros que tenemos, todo se ve estancado u obstruido, no deseamos seguir atados a nuestras limitaciones, pero aunque las reconozcamos, a veces no es tan facil liberar esa energía que seguimos invirtiendo en generar dolor en nuestra vida.

Existen patrones mentales que manejamos inconscientemente, implantados por la sociedad, las religiones, tradiciones, culturas, familia, etc., patrones que no nos dejan ser libres, como, por ejemplo, los votos de pobreza, celibato, obediencia, etc., son inconscientes, estan grabados en nuestra mente y operan de forma automatica.

Esas creencias son creadoras de nuestra realidad en negativo, son también lealtades invisibles, karmas, promesas de amor, pactos, vidas que han sido de dolor, pero que ahora queremos vivir de una forma diferente.

Lo primero que debemos internalizar es que somos los creadores de nuestra vida, saber que podemos con la ayuda de nuestra sagrada presencia interior derrotar todo patrón inconsciente que nos este limitando para lograr ser libres, a eso hemos venido y nuestro ser interno solo esta esperando nuestro llamado, desde la voluntad y la consciencia que vive en nosotros, para comenzar el proceso de limpieza y depuración de todo aquello que ya no nos sirve.

Una forma de hacer esto es sentarnos a meditar y hacer la conexión con nuestra presencia interior, lo que somos, sentir la luz y si es posible ir al vacío, sentirnos libres de deseos, simplemente en profunda paz de la quietud de la mente y desde ese estado ejecutar una limpieza total de todo nuestro campo áurico, decretar el borrado permanente de los chips implantados en nosotros, que no son mas que esos patrones mentales y emocionales, algo así como los programas de computador, es un reseteo consciente, que pasa por el reconocimiento de lo que somos, luz pura y amorosa, y de que todo aquello que no nos da paz, simplemente no nos pertenece. Este es un primer paso.

Un segundo paso, empezar a grabar patrones positivos a través de decretos metafísicos, cada vez que recordemos los viejos patrones queriendo entrar de nuevo a nuestra mente para crear nuestra realidad, debemos decretar lo que corresponda, por ejemplo, si me sorprendo pensando que el dinero no me va a alcanzar hasta fin de mes, decreto enseguida: “Yo soy abundancia ilimitada”, repetirlo muchas veces, conectarse con esa idea y fluir, por ejemplo, “Yo soy el único poder que puede actuar en mi vida”, “El dinero es la energía de la abundancia manifestada en forma física”, “Cada vez que tomo dinero en mis manos soy agradecido y la abundancia esta conmigo”, “El amor que Yo soy me provee sin limitaciones de ningún tipo”. Por supuesto, cuando decimos Yo soy, no hablamos desde el ego, sino desde la consciencia de la presencia única que vive en nosotros y en todo lo que nos rodea. Tal como dijo la zarsa en tiempos de Moises, “Yo soy el que Soy”, la consciencia única. Nuestra poderosa presencia. Nuestra paz, nuestra real fuente de amor y felicidad, una vez la encontramos adentro, nos libera.

La verdad nos hará libres, por tanto, nada que nos ate o esclavice es verdad”

Solo el autoconocimiento y la autoconsciencia nos liberan, encontrar esa paz, experimentarla y sentirla es encontrar el reino de los cielos donde todo se nos da por añadidura. Quienes comenten el error de decirnos que solo ellos pueden salvarnos, niegan esta presencia en nosotros, niegan la verdad. Solo nosotros, con nuestras acciones rectas, conectados a nuestra presencia interna, podemos salvarnos del sufrimiento y llevar vidas con un propósito, ser felices cada día.

Cuando reconocemos que no existe un poder mayor en nuestra vida que nuestra propia “Presencia”, entonces nos hacemos responsables de nuestra vida.

No necesitamos nada externo para reconocer la presencia en nosotros, sino darnos cuenta de que esa presencia es la energía pura que somos,  nos convertimos en seres infelices y dependientes del sistema ilusorio en el que vivimos cuando usamos el poder de la energía que somos, para creer las mentiras que nos han dicho desde afuera en vez de trabajar para liberarnos de la inconsciencia y el adormecimiento. Debemos desarrollar la intuición para escuchar nuestra voz del corazón que nos dice claramente lo que quiere. Sigamos esa voz, recibamos la añadidura que la presencia da sin fallar, lo recibido es la señal de que vamos por buen camino.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

shares