Sanar a los Padres

Hola a todos, en esta ocación quiero dejar un ejercicio para sanar a papá y mamá, que deberiamos practicar al menos durante 21 días, pero también cada vez que así lo sentimos, pues sanar a los padres es un trabajo de vida, hacerlo significa, nada mas y nada menos que nuestra independencia emocional, el primer paso comienza por el deseo de sanar.

Ejercicio para sanar a los padres

Paso 1: Nos sentamos comodamente en un ambiente donde podamos estar tranquilos y sin ser perturbados, podemos adornar el momento con todo lo que nos ayude a sentirnos armoniosos: velas, incienso, flores, una fuente de agua… todo es bienvenido.

Paso 2: Respiramos llevando la atención hacia nuestro corazón y nos imaginamos entrando en ese espacio sagrado, allí estan nuestros padres, frente a nosotros, nuestro padre a la derecha de nuestra madre.

Paso 3: Nos dirigimos hacia mamá, la miramos atentamente por un momento y nos dejamos llevar, este es un espacio de conexión interior y quizá surjan cosas inesperadas en nosotros, nos dejamos fluir y despues de un momento le decimos:

Madre: Tu eres grande, yo pequeño, tu das yo recibo, no vi tu dolor ni tu historia. Te doy las gracias porque me has dado la vida. La recibo de ti como un gran regalo, con todo lo que conlleva. Te agradezco el precio que pagaste por ello, yo también lo estoy pagando. Utilizaré esta vida para honrarte, para que no haya sido en vano. Eres la MADRE adecuada para mí y yo soy el hijo adecuado para ti. Tú eres grande y yo soy pequeño. Tú das y yo recibo. TE AMO y te DOY LAS GRACIAS, ponme en tu corazón mamá. Madre, te pido tu bendición para ser lo que Yo Soy y así honrarte.

Paso 4: Después de decir cada frase nos detenemos un poco y sentimos, no importa lo que surja, quiza lloremos o sintamos un deseo de abrazar a nuestra madre, podemos abrazarnos a nosotros mismos, o puede que no seamos capaces de sentir nada las primeras veces, con el trabajo constante se puede lograr sentir otras cosas cada vez. Lo bonito es liberarse y permitirse sentir sin juzgarnos.

Paso 5: Nos dirigimos hacia papá, lo miramos atentamente por un momento y nos dejamos llevar, este es un espacio de conexión interior y quizá surjan cosas inesperadas en nosotros, nos dejamos fluir y despues de un momento le decimos:

Padre: Tu eres grande, yo pequeño, tu das yo recibo, no vi tu dolor ni tu historia. Te doy las gracias porque me has dado la vida. La recibo de ti como un gran regalo, con todo lo que conlleva. Te agradezco el precio que pagaste por ello, yo también lo estoy pagando. Utilizaré esta vida para honrarte, para que no haya sido en vano. Eres la MADRE adecuada para mí y yo soy el hijo adecuado para ti. Tú eres grande y yo soy pequeño. Tú das y yo recibo. TE AMO y te DOY LAS GRACIAS, ponme en tu corazón papá. Padre, te pido tu bendición para ser lo que Yo Soy y así honrarte.

Paso 6: Después de decir cada frase nos detenemos un poco y sentimos, no importa lo que surja, quiza lloremos o sintamos un deseo de abrazar a nuestro padre, podemos abrazarnos a nosotros mismos, o puede que no seamos capaces de sentir nada las primeras veces, con el trabajo constante se puede lograr sentir otras cosas cada vez. Lo bonito es liberarse y permitirse sentir sin juzgarnos.

Después de un tiempo podemos repetir este trabajo, que se puede hacer por 21 días seguidos o 40 días seguidos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

shares